Oikos Asesores, Noticias, 11/8/16

por | 11 agosto, 2016

 

oikos asesores, noticias

 Autónomos administradores
  • El Gobierno aprobó en 2013 la tarifa plana en la cotización para los autónomos, para aumentar el número de trabajadores por cuenta propia. Se trataba de una reclamación histórica del sector, aunque dejó fuera a los autónomos administradores societarios, obligándoles a pagar hasta 2.600 euros más en impuestos al año. Así, los autónomos administradores o societarios pagan unos 3.800 euros al año frente a los 1.200 euros que abonan los autónomos que sí se benefician de la ayuda estatal. Incluso la justicia ha reconocido esta exclusión, ya que en distintas sentencias se ha aceptado que la ley de apoyo a los emprendedores define la figura del emprendedor independientemente de su condición de persona física o jurídica por lo que se reconoce a los autónomos administradores el derecho a acogerse a la tarifa plana. Sin embargo, la Seguridad Social ha ignorado, de momento, estas resoluciones y continúa denegando la prestación a los autónomos administradores o societarios que la solicitan.

Cámara de Comercio de Barcelona

  • Ha pedido al Ayuntamiento de Barcelona revisar el proyecto de la tasa para pisos vacíos a grandes tenedores, que se aprobó en el pleno del consistorio este julio y se encuentra en fase de exposición pública hasta el 6 de septiembre. Asimismo, ha pedido una revisión de las actuaciones de inspección sobre las viviendas declaradas y permanentemente desocupadas: «Estos controles no han de derivar en todos los casos en el pago de una tasa, sino exclusivamente en el caso de que se detecte la utilización anómala del inmueble». Ha destacado que el texto «entra en contradicción» cuando describe que la desocupación injustificada de un inmueble por más de dos años se considera una utilización anómala y, en otro momento, limita la inspección de las viviendas declaradas a desocupadas, lo que significaría que no todos los pisos se encuentran en esta situación de anomalía.

La brecha entre el resultado contable de las empresas y la recaudación del tributo se ha ampliado cada vez más desde el año 2007.

  • Hasta el punto de que a cierre de 2015 la diferencia entre el beneficio de las empresas y lo que han pagado en impuestos se sitúa en niveles máximos, según los datos de la Agencia Tributaria compilados por la Airef. ¿Y a qué obedece esa mayor distancia? Entre otras razones, los beneficios exentos del extranjero, el sistema que permite a las empresas compensarse pérdidas de ejercicios anteriores y, en definitiva, una maraña legal cuyo efecto sobre la recaudación es, en opinión de la Airef, «incierto». Para entender por qué ocurre esto hay que tener en cuenta que los impuestos nunca se calculan directamente sobre el resultado contable. Hace falta aplicar antes una serie de ajustes por beneficios y exenciones fiscales para conseguir lo que se conoce como la base imponible. Y precisamente ésta es la base que se grava y la que durante la crisis se ha desplomado.

Banco popular multado por la CNMV.

  • El supervisor considera que Popular no cumplió adecuadamente con el deber de información a los clientes al venderles en 2009 y 2011 bonos obligatoriamente convertibles. En esos años, vendió deuda que, sí o sí, se transformaría en acciones. En varios casos han supuesto cuantiosas pérdidas para los pequeños inversores. Las preferentes no fueron la única herramienta que utilizaron los bancos para reforzar su capital. Los bonos obligatoriamente convertibles, lanzados por primera vez en 2007 por Santander, cuando colocó 7.000 millones, se convirtieron en una fórmula para que las entidades financieras reforzaran sus fondos propios. La entidad es multada ahora por una infracción muy grave por parte de la CNMV, según recoge el BOE. El supervisor que preside Elvira Rodríguez acusa a la firma de incumplir el artículo de la Ley del Mercado de Valores por la falta de medidas o políticas de gestión de conflictos de interés o su inaplicación, no ocasional o aislada.